13.9º C Miércoles 16 de Abril de 2014
Selecciona tu Ciudad -> Cordoba - Rosario
Por palabra clave
Por mes
Por año
Por Nro.  #

Las Rosas, Noviembre 2011 - N° 180

| Publicado 02 de Noviembre, 2011

5.01 votos

POR VALERIA SCHAPIRA

3343 visitas | 0 comentarios


 



“Un optimista ve una oportunidad en cada calamidad y un pesimista ve una calamidad en cada oportunidad”Winston Churchill

Me sumo a una mesa de café de amigas. Pido un café y escucho con atención: hablan de ropa,de zapatos y de maquillaje. No son las chicas de Sex and the City y no se les parecen ni ahí. En otro momento de mi vida hubiera juzgado con liviandad a mis congéneres tildándolas de superficiales. Esta vez me sumo al corrillo de cotorras y aporto mi experiencia sobre calidades de make up. Sé que cada una de esas damas que está sentada ahí hablando pavadas tiene un par de cosas que resolver, bastante más complicadas que cómo delinearse los ojos o qué ponerse para una fiesta. Y sé también que si hablan frivolidades no es porque no reflexionen o no les dé la cabeza para cosas más sesudas sino que lo hacen para pasar un momento grato. Ya vendrá la pausa para buscar soluciones; ya les llegará su hora de deshilvanar los problemas en el psicólogo o en el café mano a mano con una amiga íntima.Hace no tanto aspiraba a conversaciones “inteligentes” en todos lados, hasta en la peluquería. Me creía merecedora de debates “trascendentes”, que me dejaran “algo”. Hasta que aprendí que la mente necesita distraerse con boludeces y pasatiempos para no estar todo el tiempo enroscada en el drama que es tan inherente a la vida como la comedia. Con los años fui comprobando que la gente que menos la juega de víctima suele ser la que más carga sobre sus hombros. En una de mis innumerables sesiones de terapia, me enseñaron el significado del término “resiliencia”, una capacidad digna de ser estudiada, aprendida y aprehendida; un término que está bueno conocer. ¿Qué es una persona resiliente, en definitiva?: la que es capaz de salir fortalecida de la adversidad con más equilibrio emocional, sobreponiéndose a grandes pérdidas, maltratos y catástrofes. Esta definición de “sufrientes” y “sobrevivientes” me explicó en gran medida porque aquellos que superaron cosas complejas en la vida suelen ser bastante más empáticos, comprensivos y en definitiva más “gente” que aquellos a los que nunca les pasó nada. Pensaba en gente que hizo cosas grandes “pese a sus peros”: Jorge Luis Borges, Steven Hawking, los sobrevivientes de los campos de concentración, los de la tragedia de los Andes, Anna Frank… Hace poco estuve en la casa de Frida Kahlo en México. ¿Quieren vida más dramática que la de esta artista? Sin embargo y pese a sus dolores de cuerpo y alma supo revertir su cotidianeidad adversa y el mundo se rinde ante su arte. Aunque haya gente que se queje hasta del sol, con salud, dinero y amor la vida puede ser fiesta para cualquiera. Es cuando empiezan a faltar las condiciones “ideales” que hay que desarrollar la valentía para superar la adversidad. Ahí empieza el desafío: tratar bien a los demás, aunque duela todo. Salir de la oscuridad aunque se haya ido aquel que era luz. Ser positivo en medio de tanta cosa negativa. Creer, crecer, vivir.Que viva la resiliencia entonces. ¡Salud a los que aprenden de los golpes de la vida! En lo posible que sólo les pasen cosas buenas y sino, como dice la canción, “solo se trata de vivir, esa es la historia”.

POR VALERIA SCHAPIRA ® / ESPECIAL PARA LAS ROSAS / HTTP://WWW.VALERIASCHAPIRA.COM.AR

FOTO: JORGE ARCAGNI www.jorgearcagni.com





© 2003-2014 · Las Rosas Online ® · Términos y Condiciones | Optimizado para Mozilla Firefox e IE8.