12.2º C Jueves 31 de Julio de 2014
Selecciona tu Ciudad -> Cordoba - Rosario
Por palabra clave
Por mes
Por año
Por Nro.  #

Las Rosas, Enero 2013 - N° 194

MODEL PROFILE

MODEL PROFILE | Publicado 14 de Enero, 2013

0.00 votos

MARIANA ARIAS & PALOMA CEPEDA

POR MARIANO CASAS DI NARDO / FOTOS: MARIANO MICHKIN

1873 visitas | 0 comentarios


 



Madre e hija, son el claro ejemplo de la belleza heredada. Mientras una quiere despegarse de la profesión de modelo para dedicarse exclusivamente al periodismo, la otra comienza a revolucionar las pasarelas nacionales. En esta nota, descubriremos en palabras, lo que suponemos al verlas en fotos.

Si Walt Disney aún existiera, sin duda, tomaría a Mariana Arias y a Paloma Cepeda para algún cuento animado de su autoría. Y así, narrar ese tipo de historias donde una humilde doncella da a luz a la hija más linda del reino y hasta esperar la llegada de su príncipe encantado, se suceden las más locas aventuras. Luego, a través de un libro oculto por el malvado de turno, se enteran que esa bella y delicada doncella no era más que la reina atrapada en un hechizo y todo se vuelve de cristal y majestuoso. Porque al verlas a ellas juntas y producidas, todo pasa a ser idílico y de otra realidad. No hace falta describir a Mariana Arias, una de las modelos más reconocidas y exitosas de la historia de la moda argentina, pero sí a Paloma Cepeda, su legado autenticado a base de belleza y estilo. Nunca podríamos decir que juntas son dinamita porque son madre e hija, pero sí, que juntas son la perfección del género femenino. Alguna vez un padre iluminado le dijo a su hijo: “¿Querés saber cómo será tu novia de grande?, fijate en su madre”. Y si esa teoría es dogma, entonces en la genealogía Arias, no sólo no habrá un eslabón rústico, sino que Paloma Cepeda tiene asegurado el don de la belleza eterna, por los siglos de los siglos.

DIXIT MARIANA ARIAS.
-Empecé como modelo a los diecisiete años. A diferencia de hoy, donde hay castings para todo y una chica se puede preparar para ser modelo, en mi época era más común que te vieran por la calle, en alguna fiesta o en la playa y te lo propongan. En mi caso, yo estudiaba francés en la Alianza y una compañera me llamaba “La mannequin”. Y como ella tenía muchos contactos, me insistía permanentemente. Al final me convenció y me acompañó a una prueba para un desfile. Y quedé. Recuerdo que mi primer desfile fue en el Hotel Alvear, un desfile muy top. También me acuerdo que mucho antes de eso, en mis veranos en Mar del Plata, mucha gente se me acercaba y me proponía ser modelo. Y bueno, así arranqué. Estaba en la secundaria y ya tenía mucho trabajo (enfatiza). Vos pensá que antes no éramos tantas, entonces el trabajo sobraba.

¿Y la familia cómo tomó tu nueva profesión?
Al principio bien, la cuestión fue cuando terminé el secundario. Mi dilema era anotarme o no en la Facultad de Psicología y seguir lo que tenía pensado desde siempre o aprovechar esa inmensa oportunidad que se me abría y trabajar de modelo. Tuvimos una reunión familiar con todos, padres, tíos y abuelos y estaba dividida la cuestión. Mis tíos profesionales decían que estudiara y mis padres que siga lo que quería y sintiera. Y pesaron más mis ganas de ver qué onda y por eso me dediqué por completo al modelaje.

Decisión más que acertada.
Yo internamente sabía que iba a funcionar, y para estudiar tenía toda la vida. Y mirá las vueltas del destino, que me recibí en marzo del año pasado de Licenciada en Comunicación. Empecé a los cuarenta años en La UCA y entre la familia y mi trabajo, al final me recibí.

Qué buena onda tener de compañera de grupo en la Facultad a Mariana Arias (risas)…¿Te parece? (se ríe). 
Para ellos yo era una más y por suerte que era una más. Me reconocían pero al ser de otra generación ni bola. Eso sí, disfruté mucho de estudiar y de cursar, fue algo muy lindo en mi vida. Cursaba de lunes a viernes de ocho menos cuarto a una. Iba casi siempre, salvo cuando surgían algunos trabajos que no podía desechar. Fui muy aplicada, la verdad (reconoce).

Una nota con Mariana Arias podría ser literalmente muy extensa. Porque al glamour que la envuelve, hay que sumarle que todos sus pasos fueron exitosos. Y de cada uno de ellos, podrían salir preguntas y más preguntas. Siempre volando por los cielos de cada paisaje. En cine, filmando con Eliseo Subiela “No te vayas sin decirme a dónde vas”; en televisión, junto a Natalia Oreiro y Facundo Arana en la inolvidable “Muñeca Brava”; en el modelaje siendo la modelo principal de Oscar de La Renta, quien la llamó personalmente para que vistiera sus diseños en Nueva York y París; y en Cable, haciendo un programa que va por su novena temporada como “Dímelo tú”, donde entrevistó de forma intimista y relajada a bombas como Beatriz Sarlo, Perez Reverte, Julio Chávez, Alfredo Alcón, Soledad Villamil e Isabel Allende, entre tantísimos más. Pero Paloma se llevará el epílogo de la charla. Madre orgullosa y babosa, describe qué le genera esta explosión de belleza, estilo y delicadeza que emerge del aura de su hija.

-Yo quería que ella terminara su colegio y estudiara algo. Empezó a estudiar Diseño de Indumentaria, se enganchó mucho con eso, al principio no quería saber nada de modelo pero hace unos años le picó el bichito y ya hace un año que trabaja como modelo. Pero que siga estudiando para no perder herramientas necesarias para la vida. El Diseño es una pasión suya y le durará toda la vida, la carrera de modelo es temporal. 

Estéticamente salió a vos pero contame algo de ella que no pueda hacerlo una fotografía…
Tiene una personalidad muy fuerte y no se la puede convencer ni obligar a nada. Sinceramente no sé a quién salió (se ríe). Todo lo hace porque lo siente. Nos llevamos bien y mal. Nos llevamos bien porque nos amamos y charlamos mucho. Dos o tres veces por semana nos sentamos a hablar las dos solas, pero como toda madre e hija tenemos nuestros cortocircuitos. Es difícil, sobre todo porque somos unidas. Pero ella tiene su espacio, su análisis, pero basamos todo en la charla.

¿Madre liberal o cuida?
Tiene su libertad pero me considero pesada y la sigo bastante. Creo que debe ser innato de cualquier madre. Pero como te dije, tiene su carácter y me pone muchos límites. Yo después acato lo que me parece, no te olvides que soy la madre (risas). 

Yo veo cómo te mira y cómo te sigue y no tengo dudas del hermoso vínculo que tienen…
¿Se nota? Qué lindo que digas eso (sonríe). En marzo pasado tuvimos una de las charlas más lindas de mi vida, donde me confesó lo que me admiraba por haberme recibido de grande y donde me agradeció por darle el ejemplo de haber empezado y terminado una carrera. Y ese gesto me llenó de felicidad y aún hoy, me emociona. Pensá que ella me vio desde sus trece años, noches y noches estudiando. Y creo que le sembré una semilla importante en su cabeza de que hay que afrontar las cosas con pasión.

¿De esa recordada reunión donde debatían tu futuro, a quién pudiste dedicarle tu título?
A todos. A mi papá y abuela se los dediqué desde acá abajo y al resto con una fiesta enorme. Les agradecí a los que me apoyaron en esa primera reunión y a los que no estaban muy de acuerdo, veintisiete años después, les pude regalar un título. Así que quedé bien con todos (se emociona).

PALOMA CEPEDA ARIAS
Quien se acerque alocadamente a Paloma Cepeda Arias, se estrellará con una violencia demencial. Primero porque esta bella mujer de rasgos exóticos parece mucho mayor de los veinte que figuran en su acta de nacimiento, tanto física como espiritualmente. Delicada, femenina y aplicada, todo en ella es precisión quirúrgica; actitud que tendrá mucho que ver con el día de su cumpleaños: el 1 de enero.

¿Se puede ser más ordenado en la vida? No. Mientras su belleza limita el campo de interacción por donde uno se deberá mover, hay que tener en cuenta que la supervisión de su madre, obliga e inhibe a todo. Una palabra en falso y su inmensidad, más allá de su metro setenta y tres, nos reduce a la misma nada.


 


“Siempre me pareció que no tenía que ser tan obvio que yo sea modelo porque mi madre lo era. El común denominador asume que sí, que tenía que ser modelo y la verdad era que a mí no me entusiasmaba. Pero con el tiempo lo fui viendo distinto y ahora, haciendo trabajos que me gustan como cierran, lo disfruto. La verdad es que me siento feliz dentro de esta profesión”. 

¿Igualmente seguís estudiando?
Sí, sigo estudiando en la Universidad de Palermo, Diseño de Indumentaria. Me apasiona cuando se juntan diferentes artes y lo puedo representar en un vestido o en un look. Juntar la fotografía, la moda y la pintura, en un mismo objeto me enloquece. Porque me permite volar y crear cosas distintas todo el tiempo.

¿Qué estilo te gusta?
Me gusta la ropa que embellezca a la mujer y que tenga una vuelta de tuerca significativa. Me gusta mucho lo que hace Cora Groppo. El estilo femenino y los diseños que te das cuenta que son genuinos. A mi mamá la vuelvo loca pobre. Le digo lo que se tiene que poner, lo que se tiene que sacar, la reto cuando se pone accesorios de más… me tiene mucha paciencia (se ríe). Bueno, imagino que como cualquier madre con su hija. Protesta, pero al final siempre me hace caso (se ríe).

¿Y el estilo Paloma cuál sería?
Yo tengo un estilo muy limpio. Me gustan las cosas delicadas, minimalistas, con mucho diseño. Pero siempre cambiando de un día al otro. A veces más moderna, otra más clásica, en algunos momentos más rockera. Depende del día y del ánimo.

Cómo preguntártelo… ¿viste que las comparaciones son odiosas?
Si me molestara que me comparen con mi madre estaría en problemas (arremete con la respuesta), porque pasa siempre. Sí, me molesta cuando es lo único que tienen para decirme. La lucha de toda persona es por separarse de sus padres y a veces se hace muy difícil, sobre todo cuando tenés el lazo físico muy marcado. Pero no es tan trascendente en mí. Además, al usar el apellido de mi papá, mucha gente se entera cuando me conoce un poco más.

La carrera de tu madre como modelo, aunque ella lo niegue, será eterna. ¿Cómo imaginás tu profesión a futuro?
A futuro pienso en mi carrera de diseñadora. No me imagino muchos años más siendo modelo, pero sí entiendo que todo esto me va a servir para tener una mirada más amplia en cuanto al diseño. Me gustaría ir al exterior pero a estudiar moda. No fantaseo con ir a trabajar afuera, porque no siento que fuese posible. Soy muy real, tengo los pies sobre la tierra y no me ilusionaría con algo que no esté a mi alcance (disiento pero bueno… sigamos). Pero sí estudiar y perfeccionarme como diseñadora en ciudades como París, Nueva York o Milán.

No coincido sobre eso de que no fuese posible, pero no vamos a discutirlo en esta nota (risas)… Hablemos de tu madre, que aunque se haga la superada, no te saca la mirada (risas).
Nos llevamos muy bien pero tenemos nuestros momentos de locura. Hablamos mucho, nos tomamos el tiempo para saber una de la otra. Vamos mucho al cine, a cenar. Buscamos planes que nos permitan charlar. Un intermedio entre compinche y confidente. A ella le gusta marcar que es mi madre y no mi amiga y a mí me parece que está bien que sea así. Igual no le hago mucho caso (se ríe). Me gusta mucho escucharme a mí misma y hacer lo que siento, siempre tomando sus consejos porque la tiene muy clara en todo. 

El primero de enero cumplís 21 años. Legalmente mayor. ¿Pica el bichito de la independencia? 
Tengo muchos planes de irme a vivir sola y está bastante hablado y estamos en eso (se ríe como sabiendo que toqué un tema familiar conflictivo). Pero estoy juntando para que el día que lo haga, sea definitivo y sabiendo que me voy a poder bancar sola. Si no sería como una mentira. Si aprendí algo de mi madre en todos estos años, es a hacer las cosas bien, con conciencia y creo que ese paso, que hay que hacerlo tarde o temprano, tiene que ser con conciencia. Y creo que está bastante cerca, aunque para mi madre sea muy pronto (risas).

Fotógrafo: Mariano Michkin
MaquillAJE: Valeria para Mabby Autino
Peinado: Cármen para Cerini 
Asistentes: Juan Poli / Andrés Larsen (video)
Prod Moda / styling: Nico Pesce Freijo
Vestuario: Paz Cornu, India Style, Naima, Agustina Toledo
Accesorios: Perfectos Dragones
Agradecimientos : Ricardo Piñeiro


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 





© 2003-2014 · Las Rosas Online ® · Términos y Condiciones | Optimizado para Mozilla Firefox e IE8.